Músicos celebraron el cumpleaños de Charly García con el ciclo «Octubre García»

Compartir esto vía

Ante unas 250 personas, comenzó el ciclo del CCK «Octubre García», que visita parte de la obra de Charly García a partir de versionar discos claves del artista.

Las voces de Javier Maldonado y Alfonso Barbieri, entre la elegancia y la rabia, fueron las encargadas de inaugurar este jueves a la noche en La Cúpula del CCK «Octubre García», un ciclo que visita parte de la obra de Charly García a partir de versionar discos claves del genial artista rockero.

Los cantautores y productores Maldonado y Barbieri, cada quien a su modo, consiguieron devolverle a las primitivas canciones de Charly una merecida actualidad capaz de ratificar su poderosa belleza.

Y con esa tarea –que es la que parece guiar al ciclo impulsado por Darío Jalfin- la obra de García se desprende de las especulaciones mediáticas, los excesos y los partes médicos para reponerse como pieza fundamental en que abrevar.

Ante unas 250 personas desparramadas en el hermoso ámbito del piso superior del Centro Kirchner, los dos elegidos para el estreno consiguieron revivir la música de Charly, partiendo desde «Confesiones de invierno», primero de los cuatro álbumes que conforman la muestra.

El disco en cuestión, publicado en 1973, es el segundo álbum de estudio del dúo Sui Generis, que García compartía con Nito Mestre, y se ubica a medio camino del inaugural «Vida» (del año anterior) y del rupturista «Pequeñas anécdotas sobre las instituciones», de 1974.

Dando a espaldas a una imponente pantalla sobre la que circularon imágenes de distintas épocas del homenajeado intervenidas digitalmente, Maldonado abrió puntualmente a las 20 la función en compañía de la contrabajista Katia Bürer y de la guitarra eléctrica de Germán Giuliodoro.

Entre los tres propusieron un entramado sonoro delicado y eficaz para visitar libremente los tres primeros temas de «Confesiones…»: «Cuando ya me empiece a quedar solo», «Bienvenidos al tren» (desde un aire valseado) y «Un hada, un cisne».

«Me tocó un álbum muy interesante que ofrece distintas posibilidades. Con los clásicos sucedes eso; un poco de respeto y un poco de felicidad», se presentó el hacedor de las placas «Calle España», «Musas domésticas en el Meridiano V» y «Los pasajeros».

Desde un pulso más cercano al original, desde el piano propuso «Confesiones de invierno» e inmediatamente confesó que de las canciones de Sui Generis, prefería «El tuerto y los ciegos» (de «Pequeñas anécdotas…»), que abordó desde otro gran diálogo con Giuliodoro.

Calzándose un sombrero negro, Maldonado sumó a la pianista Licina Picón para entonar «No soy un extraño» y hasta ensayar unos pasos tangueros y luego quedó solo en el piano desde donde visitó «Influencia» (una recreación del propio García sobre el tema de Todd Rundgren) y desde donde invitó a Barbieri que, acordeón contra el pecho, lo acompañó en una celebrada aproximación a «Rasguña las piedras».

Ya al filo de las 21, el artista que desde 2002 publicó cinco trabajos (entre ellos «Las canciones que me cantan», «Valses eróticos del río de la concha de tu madre» y el reciente «Feromona») encabezó desde su viola blanca una propuesta electrificada.

Junto a Ramiro Vergara (bajo), Felipe Barrozo (guitarra), Martín Marko (piano), Larraín Mena (batería) y Rosa Nelly (saxo), bramó «¡Aguante Charly!» y rockeó sin importarle el origen de canciones como «Lunes otra vez» y «Aprendizaje».

Más cercana en la estética, el sexteto se lució en «Mr. Jones, o Pequeña semblanza de una familia tipo americana», que ligó a algunos pasajes de «No toquen» (de «Como conseguir chicas», de 1988).

«Un tema del 73 que es bastante parecido al mundo de hoy», anunció antes de una formidable visita a «Tribulaciones, lamento y ocaso de un tonto rey imaginario, o no».

«Esperen que tengo un mensaje», dijo Barbieri antes de hacer escuchar la conocida grabación en la que García llamó «pelotudo» al periodista Jorge Lanata y que recibió el aplauso del público, como prólogo a proponer «Pedro trabaja en el cine», del disco «El aguante» (1998).

Para el final y en compañía de Pablo Dacal, el también plástico impulsó una incendiaria recreación de «No importa», canción que abrió el álbum «Kill Gil», de 2010.

En la continuidad del espacio programado por Jalfin, mañana el mentor junto a Los Alquimistas y la autora, pianista y cantante Melina Moguilevsky interpretarán «Peperina» un disco de 1981 y último trabajo de estudio de Serú Girán.

Para el jueves 13, el material de observación será «Yendo de la cama al living», álbum de 1982 que inició el camino solista de Charly y que será asumido por Tatadios Cuarteto (con Florencia Ruiz como cantante) y ChauCoco! y, un día más tarde, la placa a recrear será «Piano Bar», de 1984, con versiones a cargo de Lucio Mantel y el grupo Rosal.

El cierre del tributo musical será el domingo 23, día del cumpleaños número 65 de quien también liderara La Máquina de Hacer Pájaros, y donde todos los participantes del ciclo, más el percusionista Santiago Vázquez, interpretarán cada uno tres temas de García en la única función prevista en la sala Argentina del complejo.