Reina da muestras de su espíritu Dakar

Compartir esto vía

 

Alicia Reina comenzó a vivir el verdadero espíritu Dakar en esta edición 2018. Luego de la pequeña muestra que fue la apertura de ayer, la piloto de Catriel tuvo que sacar lo mejor de sí en el primer gran desafío que deparó una exigencia técnica superlativa. Y eso incluyó también una parada solidaria para auxiliar a sus compañeros de equipo.

La etapa de  constó en sortear una buena cantidad de kilómetros por arena sobre dunas vertiginosas en las inmediaciones de Pisco. Pero también fue una exigencia que se completó con pasos por tierra firme, varias piedras que esquivar y los engañosos “ceniceros”: cortes abruptos. Para sorpresa de muchos, tempranamente el Dakar 2018 mostró una cara poco amigable que se cobró varios abandonos y retrasó a varios.

Junto a su navegante Dante Pelayo, Reina piloteó la Toyota Dakar 2018 N°373 a la meta sin reportar mayores inconvenientes tras poco más de once horas de manejo.

El verdadero espíritu Dakar

Previo al arribo al Control de Paso 3, Reina y Pelayo debieron detener la marcha de su vehículo para auxiliar a la dupla que integran el ecuatoriano Sebastián Guayasimín y el argentino Mauro Lípez, quienes también compiten con asistencia del RC Competición. Ambos fueron protagonista de un fuerte un accidente en el que el navegante se llevó la peor parte y tuvo que ser trasladado en helicóptero a un hospital de Pisco. Este fue el principal motivo de su retraso.

Así sigue la carrera…

Etapa 3
Pisco / San Juan de Marcona
208km (Enlace) / 296km (Especial)

Esta será la etapa más larga en cuanto al tránsito por arena. Será en su totalidad, aproximadamente 300km, de manejo sobre dunas.

Info  Pasión Rally