Atención el tequila podría extinguirse

Compartir esto vía

El boom de los últimos años está agotando las reservas de agave, la planta con la que se produce la bebida insignia de México.

El agave es un planta grande y pinchuda, con forma de cardo, que crece en las zonas áridas de México. Es también la fuente del tequila, el destilado que tuvo un verdadero boom de consumo en el mundo en los últimos años. Tanto que ocho de cada 10 botellas que se producen México se exportan. La mayoría a Estados Unidos, pero también a España, Alemania, Francia y Japón, entre otros países.

Sin embargo, el repentino éxito puso en riesgo la producción y de acuerdo a las previsiones más pesimistas solo alcanzaría para satisfacer la demanda hasta el año 2024. O sea: apenas seis años más.

El mayor problema es que la variedad de agave que se usa para producir tequila (el azul tequilana weber) tarda unos siete años para llegar al punto justo, por lo que los productores se ven obligados a usar plantas poco maduras, de las cuales se extraen menos licor.

Si bien siempre fue emblema de México, junto al mezcal, en los últimos años se popularizó a escala global. Colaboró en parte que muchas estrellas de Hollywood se involucraran en el negocio. El caso más resonante fue el de George Clooney que el año pasado vendió su propia marca, Casamigos, por 1000 millones de dólares a la multinacional de las bebidas, la británica Diageo. También Justin Timberlake y el puertorriqueño Daddy Yankee se dejaron tentar por las mieles del tequila.

Las plantaciones de agave se volvieron tan preciadas que otro de los problemas que enfrentan los productores son los robos. En los primeros nueve meses de 2017 fueron saqueadas 193 toneladas de esta planta, lo que obligó al estado de Jalisco, en el centro de México, a plantear penas de entre 5 y 15 años para el robo de agave.