El fútbol femenino llegó para quedarse: Dai Gutierrez 20 años rodando la pelota

Compartir esto vía

Daiana es de Neuquén y juega desde los 8 años y hoy es capitana del equipo Camioneros. “Desde muy chica jugaba con mis hermanos y empecé a competir con equipos siendo yo la única mujer”.

El fútbol femenino es la actividad deportiva que más creció en la última década a nivel mundial, según un reciente informe del Congreso Internacional de Fútbol. Hace muchos años que se juega y mucho. Este es el caso de Daiana que desde chica jugaba con sus hermano y de muy chica se encontró jugando en equipos de varones.

“Desde muy chica jugaba con mis hermanos y a los 8 años empecé a competir con equipos siendo yo la única mujer”.

Si bien no tiene el desarrollo y la infraestructura de Norteamérica, Europa o Japón, el fútbol femenino está creciendo con fuerza en una región que es indiscutible potencia en el ámbito masculino. Desde la frontera norte de México hasta el sur de Argentina, cada vez son más las mujeres que se animan a incursionar en un terreno que hasta no hace mucho tiempo era considerado exclusivo de machos.

Países como México, Colombia o Venezuela ya anunciaron la creación a partir de 2017 de una Liga profesional femenina. Aunque el fenómeno lejos está de limitarse al sector federado o competitivo. En clubes, parques o canchas de alquiler, cada vez son más las mujeres que deciden darle un golpe a la pelota y también a los prejuicios. “Antes veías a una nena con una muñeca en la plaza. Hoy muchas veces está pateando una pelota con una amiga”, asegura Paula Fernandes Delgado, fundadora de la escuela formativa privada Fútbol a lo Femenino, con sede en Buenos Aires.