Independiente se quedó con el triunfo

Compartir esto vía

El final del partido que Independiente le ganó 1-0 a Boca Juniors fue escandaloso a raíz de una jugada en la que Gonzalo Verón, futbolista del Rojo, parece tocar la pelota con la mano dentro del área.

Ariel Penel, árbitro del duelo, no convalidó penal en favor del Xeneize y todos los jugadores se le fueron encima para protestar por la acción. En ese momento, Pablo Pérez vio la segunda tarjeta amarilla y fue expulsado.

Con el triunfo, Independiente dejó la Superliga al rojo vivo: el líder sigue siendo el equipo de los mellizos Barros Schelotto, pero ahora la ventaja sobre Godoy Cruz es de cuatro puntos.

Imagen José Sánchez