El breakdance se potencia en el Alto Valle rionegrino

Compartir esto vía

La municipalidad de Cipolletti abrió las inscripciones para el taller de breakdance (bboying-breaking) en el Centro Comunitario del barrio Del Trabajo.

El taller es de carácter gratuito y se dictará los lunes de 19 a 21 hs. y los jueves de 18 a 20. Pueden participar niños a partir de los 7 años en adelante y se pueden inscribir en los horarios en que se dictará el taller. “Las anotaciones siempre estarán abiertas hasta el cierre anual y no tenemos cupo, hasta el más adulto puede asistir”, menciona con solvencia el profesor Yovany Carvajal al cronista de la Web. Es que la prosapia de la persona inmiscuida en la enseñanza, es siempre cumplidor del mandato de la herramienta como contención social y Yovany no es la excepción. “Está abierto a todo el público, sin tiempo límite de calendario ni de edad, no queremos que a aquella persona que siente que le gusta quede afuera, pero generalmente los primeros chicos que se acercan, son los de bajos recursos por ser una danza originada en la calle”, sostiene Carvajal en su labor de integrador.

La práctica también se disemina por distintos lugares de la región. Es posible el asentamiento definitivo en el Alto Valle rionegrino hasta Allen inclusive, donde las clases forman parte del itinerario.

Concretamente en Cipolletti, se dicta desde agosto en el sector de Labraña: los viernes de 17 a 18. Además la Escuela Laboral Nº 4, en el CGT, no se queda afuera de disfrutarla. Los chicos se desenvuelven solo con motivo de librarse a la felicidad y el cansancio que ofrece el límite de la exigencia, en el horario de 9 a 10.

El breakdance nació en las empobrecidas y olvidadas calles de El Bronx en Nueva York, entre jóvenes que encontraron refugio en la música y el baile como danza, pero ahora llegará a los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires, con la complacencia y las expectativas de sus seguidores. La coyuntura plantea una discusión de fundamentos en sus bases, ya que el Comité Olímpico lo considera Deporte y las instituciones de la cultura, todavía una Danza. Será parte del programa olímpico en Buenos Aires 2018.

Tan promiscua la disciplina, pero que tiene como referencias cercanas al nado sincronizado, o la variedad trampolín de la gimnasia como deporte, que unen destreza con habilidad. Tal vez en un efecto cascada hacia atrás por parte de los veedores que buscan conseguir para éstos Juegos, acercar el deporte a la gente, hace que la historia del olimpismo, aquellos de los inicios en la antigua Grecia le haga un guiño para su inclusión medular, incluso más allá de los YOG. En el año 776 a.C en los primeros de Olimpia se mezclaba el deporte- como lo conocemos hoy desplazado en diferentes disciplinas- con las manifestaciones culturales de la época. Quizás, como otro tópico, la revisión histórica para que la participación ciudadana active como otrora, no solo marque el destino de las competencias, sino vuelva a las raíces la forma primitiva del espíritu olímpico en todas sus dimensiones. En tanto, mientras los especialistas debaten, al “break”, ya lo esperan en Tokio 2020.

Como sea. El joven Mariano Carvajal-O b boy Broly- la denominación del competidor se sustenta en el personaje exclusivo de las películas de la serie Dragon Ball Z-, que es oriundo de Fernández Oro, es también el principal exponente de la juventud que tiene la Argentina, en la actualidad. Estuvo entre los 10 mejores del planeta en el Mundial juvenil de Japón, en mayo pasado, y clasificó para la competencia olímpica de octubre.

 

Foto. Gentileza.