Épico: River es finalista en Brasil y espera rival, mientras Gremio reclama el partido

Compartir esto vía

El Millonario lo perdía 0-1 a 10 minutos del final, pero lo dio vuelta con goles de Santos Borré y Pity Martínez tras un penal cobrado con asistencia del VAR. El rival para River Plate saldrá entre Boca y Palmeiras.

Tan épico como increíble. Cuando tenía el partido perdido en Brasil y contra Gremio, lo dio vuelta en 5 minutos.

El local comenzó ganando con un gol de Léo Gomes a los 35 minutos del primer tiempo. Tras un tiro de esquina y previo rebote en Pratto a la distancia reglamentaria nada pudo hacer Armani.

River lo fue a buscar, pero el arco brasileño parecía inquebrabtable. Sin embargo, a los 82′ y tras un centro frontal del Pity Martínez (que arrancó como suplente) Santos Borré puso el 1-1 de cabeza.

Apenas algunos minutos después llegó la gran polémica de la noche. Tras una jugada de ataque del equipo argentino, el árbitro cobró tiro de esquina. Sin embargo,recibió un llamado del VAR, que le indicó que hubo mano dentro del área y era penal. El Pity Martínez se encargó de ejecutarlo y puso el 2-1 para el estallido del pueblo Millonario.

De esta manera, River consiguió una victoria histórica y está otra vez en la final de la Copa Libertadores. Ahora resta definir el rival, que saldrá del choque Boca (2) y Palmeiras (0).

Gremio quiere la serie a su favor reclamando a Conmebol

El conjunto de Porto Alegre exigirá que le den el partido por ganando porque Gallardo estuvo en el vestuario millonario en el entretiempo estando sancionado. La jurisprudencia se basa en un partido entre Danubio y Sud América por el Campeonato Uruguayo.

Marcelo Gallardo rompió el reglamento al ingresar al vestuario de River en el entretiempo del partido de vuelta de la Copa Libertadores y en Gremio no están dispuestos a dejar pasar esta infracción. La idea es reclamar los puntos ante la Conmebol, y el antecedente en el que se basan es del fútbol uruguayo.

El 28 de mayo de 2017, por el Torneo Intermedio, el técnico de Sud América, el argentino Damián Timpani, estaba sancionado y en el entretiempo del partido con Danubio ingresó al vestuario para hablar con sus dirigidos. El encuentro terminó 1-1, pero no terminó allí.

Danubio reclamó, amparado en el reglamento de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), y terminó quedándose con los tres puntos. Claro que es una regla que se limita a ese país y que indica que quien rompiese la norma, quedaría sometido a la pérdida de puntos. La regla es la siguiente:

“El director deportivo/entrenador, cualquier miembro del cuerpo técnico o restantes oficiales, que fueran sancionados con la suspensión de sus funciones, podrán presenciar el partido/os en los cuales esté vigente su suspensión únicamente desde las gradas. No podrá acceder al vestuario, túnel, banca o área técnica antes ni durante el partido, ni en su tiempo complementario o definición por tiros penales; ni podrá por ningún medio comunicarse con su equipo”.

Sin embargo, Conmebol contempla que para que esa sanción (la pérdida del partido) se lleve a cabo, se debe tratar de una falta flagrante, con clara incidencia en el juego. Según el reglamento de certámenes internacionales, para que Gremio se quede con los puntos Gallardo debería haber realizado un “incidente grave, establecido en el presente reglamento, que haya tenido incidencia en el resultado del partido”.