Fiebre amarilla: quiénes necesitan la vacuna y dónde aplicársela

Compartir esto vía

La fiebre amarilla es una enfermedad viral que se transmite a través de la picadura de ciertas especies de mosquitos. Puede ser grave y provocar la muerte. Si bien no tiene tratamiento, puede prevenirse principalmente con la aplicación de la vacuna, la cual es segura, accesible, muy eficaz y una sola dosis es suficiente para brindar protección de por vida.

Deben dársela aquellos que estén por viajar por ejemplo, a Brasil. El término «amarilla» se debe a la ictericia -coloración amarillenta de la piel y las mucosas que se produce por un aumento de bilirrubina- que presentan algunos pacientes. Una vez contraído el virus y pasado el período de incubación de 3 a 6 días, provoca fiebre, mialgias con dolor de espalda intenso, cefaleas, escalofríos, pérdida de apetito y náuseas o vómitos.

La principal medida de prevención según la Organización Mundial de la Salud es la vacuna, que asegura una inmunidad efectiva para toda la vida. Se la deben aplicar aquellos viajeros que tengan como destino de vacaciones zonas con circulación de la enfermedad o a países que exijan la vacuna a los turistas argentinos.

Si una persona ya se aplicó la vacuna hace un año, no es necesario que se la vuelva a poner.  Deben vacunarse: Los viajeros deberán vacunarse con al menos 10 días de anticipación a partir de los 9 meses de edad hasta los 60 años.

No deben darse la vacuna:  Lactantes menores de 8 meses Personas con alergia severa al huevo Embarazadas y mujeres durante la lactancia Pacientes con inmunodeficiencias: HIV sintomáticos, con cáncer o con déficits inmunitarios constitucionales Pacientes que reciben tratamiento con inmunomoduladores e inmunosupresores.

La transmisión solo se produce por la picadura de ciertas especies de mosquitos infectados. No se transmite a través del contacto personal, objetos, etc. Si bien cualquier persona puede contraer la fiebre amarilla, las personas de mayor edad y los niños, tienen mayor riesgo de presentar una enfermedad grave.

Síntomas

Comienza en forma brusca, con mucha fiebre, escalofríos y dolor de cabeza. Además, pueden aparecer dolores musculares, náuseas y vómitos. Muchas veces, las formas graves causan hemorragias, insuficiencia hepática y falla orgánica múltiple.

Es fundamental consultar rápidamente al médico ante la presencia de algunos de los síntomas mencionados y no automedicarse. Los antifebriles de uso habitual pueden ser extremadamente perjudiciales.

A tener en cuenta

En Paraguay, Ecuador y Bolivia se requiere un certificado de vacunación contra la fiebre amarilla para los viajeros mayores de 1 año o que llegan de países con riesgo de transmisión de la fiebre amarilla.

En Colombia se pide un certificado de vacunación contra la fiebre amarilla para los viajeros mayores de 1 año que llegan de Angola, Brasil, República Democrática del Congo y Uganda y para viajeros que hayan transitado por más de 12 horas a través de un aeropuerto de un país con riesgo de transmisión.

La OMS aconseja la vacuna. En Venezuela, por otra parte, se requiere un certificado de vacunación contra la fiebre amarilla para los viajeros mayores de 1 año que llegan desde Brasil y aquellos que hayan transitado por más de 12 horas a través de un aeropuerto en Brasil.

En Surinam, Guayana Francesa y Guayana también se pide el certificado a los viajeros mayores de 1 año procedentes de países con riesgo de transmisión de la fiebre amarilla y para viajeros que hayan transitado por un aeropuerto de un país con riesgo de contagio.

En Perú no se requiere un certificado de vacunación para la entrada, pero la OMS la recomienda para todos los viajeros de 9 meses o más que vayan a áreas por debajo de los 2300 metros en diversas regiones. Los países del continente en los que no es necesario son Chile y Uruguay.

www.perfil.com).