Boca va con todo por Cuesta o Palomino y hoy se suman Campuzano y Marcone

Compartir esto vía
El entrenador Gustavo Alfaro tiene decidido incorporar a un zaguero central zurdo para cerrar entonces sí el plantel que afrontará el primer semestre de 2019, y por lo tanto la dirigencia “xeneize” irá en este principio de semana a fondo para sumar a José Luis Palomino, en el Atalanta italiano, o Víctor Cuesta, en el Inter brasileño.

Palomino, de 29 años, quiere regresar a la Argentina desde Italia por razones personales, algo por lo que quienes lo representan están gestionando ante la dirigencia de Atalanta, que ante una oferta de 7.000.000 de dólares realizada por Boca, decidió declararlo intransferible.

Cuesta, de 30 años, está hoy en día muy consolidado en Internacional de Porto Alegre, el equipo del que es referente su compatriota Andrés D’Alessandro, a tal punto que el club “gaúcho” está dispuesto a pagar los 2.000.000 de dólares que le faltan abonarle a Independiente, de Avellaneda, para concretar la adquisición del 50 por ciento de su pase.

La dificultades que encierran ambas contrataciones hacen que por estas horas se viva con cierta inquietud este cierre del libro de pases, ya que Boca no cuenta con una alternativa como segundo marcador central del recientemente contratado Junior Alonso.

Sin embargo, con las llegadas del paraguayo y el volante colombiano Jorman Campuzano, lo que se le fue para arriba a Boca fue la cantidad de extranjeros, por lo que es idea de Alfaro dejar ir al lateral izquierdo uruguayo Lucas Olaza, a quien se le vence el préstamo de Talleres de Córdoba en junio próximo, y es pretendido por San Lorenzo y dos clubes brasileños.

La idea del técnico es que allí la zona está bien cubierta por Emmanuel Mas, hoy por hoy el titular para “Lechuga”, y Frank Fabra, quien todavía tiene para un mes y medio por lo menos antes de estar en condiciones de volver a jugar competitivamente después de su lesión ligamentaria.

Y por si esto fuera poco, también Alonso puede desempeñarse como lateral izquierdo, lo mismo que, en caso de venir, el propio Palomino, que ya lo hizo alguna vez en San Lorenzo y también en Argentinos.

En cuanto a las otras dos adquisiciones en la mitad de la cancha, el mencionado Campuzano e Iván Marcone, ambos completarán hoy sus respectivas revisiones médicas para poder firmar el correspondiente contrato y empezar a entrenar con normalidad junto al resto de sus nuevos compañeros.

Tanto Marcone como Campuzano, Alonso y el arquero Marcos Díaz serán presentados hoy a las 11.30 en el predio La Reserva, del hotel Sofitel de Cardales, donde Boca está realizando la pretemporada. En la conferencia de prensa también estarán presentes el titular de la institución, Daniel Angelici, y el director deportivo, Nicolás Burdisso, que regresó desde Italia y ayer

estuvo presente en el lluvioso entrenamiento matutino.

La presentación de este cuartero de incorporaciones se realizará con posterioridad a una práctica que podrá ser presenciada por la prensa a partir de las 9.45. Por la tarde, desde las 17 y al igual que ayer, se llevará a cabo el segundo turno de entrenamientos.

Boca permanecerá en Cardales hasta el miércoles, cuando viajará a primera hora a Mar del Plata para enfrentar amistosamente por la noche a Unión, de Santa Fe, y desde allí ya retornará a Buenos Aires para seguir con la preparación en Casa Amarilla. El domingo volverá a Mar del Plata para jugar otro cotejo de pretemporada con el local Aldosivi.

En cuanto a las salidas, las llegadas de Marcone y Campuzano empujan por estas horas las salidas del uruguayo Nahitan Nández al Cagliari, lo que además liberaría un cupo de extranjeros, y de Pablo Pérez, con muy probable destino en Santos, a pedido de su flamante entrenador Jorge Sampaoli, quien oportunamente ya lo había llevado a Emelec de Ecuador, en la temporada 2009-10.

Y esto último podría acelerarse en las próximas horas porque Sampaoli, molesto porque la dirigencia de Santos le había prometido ocho refuerzos a su llegada y solamente concretó uno, le dará un ultimátum este lunes, en una reunión clave, a la directiva del club paulista, que en su afán por cumplir con ese compromiso contraído con el entrenador santafesino que percibirá 3.000.000 de dólares anuales, tratará de cerrar lo de Pérez.

La mala noticia del día para Alfaro y compañía fue que el juvenil Agustín Almendra padeció una lesión de rodilla en el seleccionado que jugará el Sudamericano sub 20 y fue dado de baja para ese certamen, y que su compañero, Leonardo Balerdi, recientemente transferido al Borussia Dortmund alemán, quizá tampoco pueda jugar ese certamen porque el club germano requeriría inmediatamente de sus servicios.

Llegó Marcone desde México

Al llegar al país Marcone señaló: “Fue una decisión difícil irme del Cruz Azul porque es una institución muy grande y yo estaba muy cómodo, pero la decisión fue algo personal ya que este es un desafío enorme para mi carrera y para lo que anhelo como jugador”.

En diálogo con la prensa desde el Aeropuerto de Ezeiza, el ex jugador de Lanús y Arsenal manifestó: “Conozco el fútbol argentino y se de la exigencia que requiere, pero primero tengo que adaptarme al plantel y tengo que dar el máximo para estar a la altura de lo que requiera el entrenador y de mis compañeros para poder ayudar al equipo”.

“En Boca hay un plantel con mucha jerarquía con ganas de ganar cosas importantes y poder ser parte de este equipo es algo muy lindo para mi”, expresó el mediocampista quien luego habló de la posibilidad de estar en la Selección argentina.

En ese sentido indicó: “Estando más cerca puede que uno esté en consideración, pero primero tengo que hacerme un nombre en Boca, ganarme un lugar y estar a la altura. Después vendrán los premios como la Selección”.

La salida de Marcone del Cruz Azul no habría caído del todo bien al técnico, Pedro Caixinha, quien en una conferencia de prensa que brindó este domingo dijo: “El primer paso que ha intentado el club fue retenerlo, pero cuando alguien te dice:no, gracias, ¿vas a retenerlo?”.

“Queremos tener gente comprometida, gente ilusionada y que da todo con este proceso”, aseveró Caixinha quien no ocultó su enojo tras la derrota ante Chivas por 1 a 0 y acerca de Marcone indicó: “Fue un jugador importante en su tiempo, muy comprometido, pero su ciclo ya terminó”.

Asimismo añadió: “La realidad es esta. Ya no hablo de jugadores que no están con nosotros. Me parece una falta tremenda de respeto a los jugadores que están, como (Javier) Salas quien ocupó el lugar de Iván”.