jueves, diciembre 2, 2021
23 C
Cipolletti

Tigre derrotó a Boca 2-0 y se coronó campeón final de la Copa de la Superliga

Tigre logró el primer título de su historia, un mes después de haber sufrido el descenso a la B Nacional, tras imponerse a Boca por 2 a 0 en Córdoba, para quedarse con la Copa de la Superliga y sacar el billete a la Copa Libertadores 2020.

Ante una multitud de hinchas en el estadio «Mario Alberto Kempes», el conjunto de Victoria ratificó lo que mostró las últimas diez fechas de la Superliga desde la llegada de Néstor «Pipo» Gorosito, pese a no poder evitar el descenso, y con un juego vistoso y práctico, levantó el trofeo en la primera edición de este certamen.

Tras un arranque mejor plantado del «Xeneize», con un remate al palo de Darío Benedetto, el conjunto de Victoria, descendido a la B Nacional y que busca el primer título de su historia, se adelantó con un zurdazo de Federico González, a los 24 minutos del primer tiempo, en complicidad con el arquero Esteban Andrada.

Y a los 31 minutos, Lucas Janson fue derribado por Carlos Izquierdoz dentro del área tras un rápido contragolpe donde todo Boca reclamó fuera de juego de Federico González -estaba en la misma línea- y el árbitro Néstor Pitana sancionó penal.

El propio Hanson cambió por gol y amplió la ventaja para los dirigidos por Néstor «Pipo» Gorosito, que sufrieron hasta el final del primer tiempo con un tiro libre de Mauro Zárate que pasó al lado del palo derecho del arquero Gonzalo Marinelli.

En el complemento, Boca monopolizó el balón, el entrenador Gustavo Alfaro puso todo lo que podía en ofensiva, pero entre los yerros del «mufado» Benedetto y la actuación correcta de Marinelli, no logró el descuento.

Igualmente, el «Xeneize» ya estaba clasificado a la Libertadores 2020 por haber terminado tercero en la Supeliga, pero quería cerrar el semestre con otro título, luego de haberse quedado con la Supercopa argentina en marzo pasado, el primero de Alfaro.

l 2 de junio de 2019, Tigre acaba de consagrarse campeón de la Copa de la Superliga, en una fecha que quedará grabada como la página más importante de la historia del “Matador de Victoria”.

Entonces era lógico que miles, dicen que casi 20.000 ubicados en la tribuna Daniel Willington, gritaran, se abrazaran sin entender nada, que movieran sus remeras al aire a pesar del frío, y que los más viejos lloraran y los más jóvenes se arrodillaran dando gracias al cielo.

Era el festejo de un equipo descendido hace 40 días; era la locura de un David futbolístico que de dos golpes bajo a un Goliath todopoderoso.

Atrás quedaban muchos años de ascenso, de luchar para no perder la categoría, de vivir al día, de contar cada moneda como si fuera la última. Y recordando ese pasado es que más se disfrutó esta consagración en el Kempes.

Y también se entendía el “Pipo, Pipo», que partía de la cabecera Norte y se prolongaba en parte de la platea preferencial Osvaldo Ardiles. Era el homenaje al entrenador Néstor Raúl Gorosito, el que más creyó en esto. El que le buscó un estilo de juego e hizo que muchos simpatizaran con el equipo sin ser hinchas.

Y no importaba si esta vez esa forma, esa característica de fútbol estuvo ausente en la final de Córdoba. ¿Qué le puede importar a esos jugadores que estaban en silencio y ahora desahogan su alegría?

Y cada jugador recibió con lágrimas, con satisfacción, con el saber que quedaban marcados a fuego para siempre en los que del otro lado seguían cantando sin parar.

Y después fueron a llevarle la ofrenda a su gente, la Copa en manos del uruguayo Gerardo Alcoba daba vueltas y vueltas, era besada por Walter Montillo, la figura de la campaña, y por Sebastian Prediger, el hombre de la cancha en la consagración.

Mientras atronaba el «Me dicen el matador», de los Fabulosos Cadillac, coreado con más fuerza que nunca por miles de voces que seguían sin creer lo que estaban viviendo.

Mientras su vencido Boca se iba en silencio con la mirada hacia el piso, sin entender, y con la «12» dando un aliento tibio, reforzado por algunos aplausos.

No fue la noche de los dirigidos por Gustavo Alfaro y el tiempo dirá si esta derrota deja huellas o queda como una final perdida, pero que no cambia el destino de ruta que es jugar la final de la Copa Libertadores en noviembre de este año.

Pero a los de Tigre, que se clasificaron esta misma noche para la Libertadores 2020, no le importaba nada, seguían en lo suyo, mientras se escuchaba a Gilda cantando «No me importa este amor», no se querían ir. Es que quizá tenían miedo que esto se acabara o que, como a Cenicienta, después de la medianoche esta felicidad se convierta en calabaza.

Síntesis

Boca Juniors: Esteban Andrada (3); Julio Buffarini (4), Lisandro López (6), Carlos Izquierdoz (5) y Emmanuel Mas (4); Sebastián Villa (4), Nicolás Capaldo (7) y Jorman Campuzano (5) y Mauro Zárate (6); Carlos Tevez (6) y Darío Benedetto (3). DT: Gustavo Alfaro.

Tigre: Gonzalo Marinelli (8); Matías Pérez Acuña (6), Néstor Moiraghi (7), Gerardo Alcoba (7) y Nicolás Colazo (5); Sebastián Prediger (8) y Lucas Menossi (5); Diego Morales (5) y Walter Montillo (4); Lucas Janson (6) y Federico González (7). DT: Néstor Gorosito.

Goles en el primer tiempo: 24m. González (T); 31m. Janson (T), de tiro penal.

Cambios en el segundo tiempo: 15m. Jorge Ortiz (5) por Morales (T), Ramón Ábila (4) por Villa (BJ), Junior Alonso (5) por Buffarini y Juan Cavallaro (6) por Janson (T); 27m. Cristian Pavón por Capaldo (BJ) y 30m. Ignacio Canuto por Montillo (T).

Amonestados: Tevez, Izquierdoz, Capaldo y Campuzano (B). Prediger, Menossi y Alcoba (T).

Árbitro: Néstor Pitana.

Cancha: Estadio Mario Kempes (Córdoba).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimas Noticias

Se desarrolla un amplio operativo de búsqueda de una persona en cercanías a El Caín

Personal de la Secretaría de Protección Civil, dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad y Justicia, se encuentra...

Más artículos similares