Macri lanzó campaña (y redes para indecisos)

Compartir esto vía

«Estamos listos para 4 años más», dijo el Presidente al cerrar el encuentro partidario, en sintonía con el asesor ecuatoriano, que pronostica que no habrá balotaje; y el jefe de Gabinete, que impulsa exprimir WatshApp para convencer a los que dudan. Campaña «territorial» y «horizontal».

El primer encuentro nacional de Juntos por el Cambio, ayer en el predio porteño Parque Norte, ofició de lanzamiento de la campaña por la reelección presidencial, con un Jaime Durán Barba que entregó un discurso “esperanzador” y la foto del cierre de Mauricio Macri con Miguel Angel Pichetto a su lado. El peronista fue duro con el kirchnerismo al momento de su discurso, en una tenida de la tarde en la que estuvieron todos los representantes de la alianza oficialista, incluidos los gobernadores, menos Elisa Carrió (porque, dijeron, “ella no participa de estos encuentros”) y Gerardo Morales (por un viaje a China).

Con la intervención de Marcos Peña, Rogelio Frigerio, Humberto Schiavoni y los principales referentes del macrismo, el Gobierno ordenó a su tropa para la campaña que se esforzará en exprimir las redes para convencer a indecisos y a la vez retener el voto de 2015. El jefe de Gabinete se concentró en las bondades del WathsApp para buscar punto a punto a los votantes.

Durán Barba alentó la posibilidad de un resultado definitivo en primera vuelta con la certeza de de que la elección está extremadamente polarizada y se podría dar un triunfo con 45% de votos.

“No es imposible que las elecciones se resuelvan en primera vuelta por la alta polarización, ya que el 80% del electorado está concentrado en Macri y el kirchnerismo”, arriesgó el ecuatoriano ante cerca de cuatrocientos dirigentes para imprimirles optimismo. Apuntó, amable, a “los trolls de Marcos” y dijo que trabajaba “con Marcos hace 15 años y creemos que contratar trolls es ser tontos”. Dio por sentado, entonces, que la pelea es entre los Fernández y Macri, y que ni siquiera la gente buscaría una tercera posición.

“Desde que se desató la revolución en las comunicaciones se han vuelto mucho más independientes”, dijo de los votantes. Apuntaló, de alguna manera que Peña se esforzara en explicar cómo manejarse por las redes para convencer. Práctico, el jefe de ministros aclaró que “no sirve “spamear”, lo que necesitás es construir redes de vínculos, en temas, territorios y segmentos que nos permita generar un ida y vuelta y no pensar WhatsApp como una herramienta, sino como una cultura. La misma cultura que cada uno de nosotros tiene para vincularse con 20 grupos al mismo tiempo…”. Entonces propuso no perder tiempo con el votante kirchnerista, apuntar al “voto difícil” y tratar de convencer con argumentos propios “no decir todos lo mismo”, que se trate de una campaña “desde la territorialidad”, una campaña “horizontal”. Peña, para sumarse a la idea de contagiar optimismo, le dijo a los referentes que “el único espacio que está en condiciones de defender la posibilidad de vivir en libertad y paz es Juntos por el Cambio”.

Pichetto, a su turno, sobre el final, sostuvo que en las elecciones se va a optar por “una propuesta democrática para grandes transformaciones” o “una Argentina autoritaria y cerrada que no comercializa con el mundo” y volvió contra el candidato a gobernador bonaerense del kirchnerismo Axel Kicillof diciendo que “además de tener conformación marxista, expresa potentemente que La Cámpora va a gobernar la provincia de Buenos Aires”.

Finalmente Macri condensó esas ideas diciendo, para cerrar el encuentro al que arribó cerca de las 18.30, que “lo que necesitan los argentinos que ya están convencidos es que salgan a transmitir esta convicción a los que dudan. Tenemos que dirigirnos a miles de votantes en momentos en que estamos cerca de emprender un crecimiento de 20 años sostenido, que nos saque definitivamente de las frustraciones”.

“Depende de nosotros, transmitamos que lo que hicimos es el esfuerzo correcto. Es mentira que sin trabajar, esperando, las cosas se resolvían, así no es la vida, y uno no llega a ser feliz. Si uno no siente que es protagonista de algo, se frustra…”, destacó el Presidente en una intervención en la que destacó: “Estamos listos para gobernar 4 años más”, repasó obras del Gobierno y remató con que “por más que haya sido un año duro, espero que tengamos la fuerza de poner a la Argentina en marcha, definitivamente”.

Durante la movida, también hablaron los gobernadores María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Alfredo Cornejo (Mendoza) y Gustavo Valdés (Corrientes); y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Participaron también, entre otros, Francisco Quintana; el cordobés Luis Juez; la senadora nacional por el MPN, y candidata a senadora de Neuquén, Lucila Crexel; los diputados José Cano, Guillermo Montenegro, Marcos Cleri, Mario Negri y Martín Lousteau, como los senadores Luis Naidenoff, Juan Carlos Marino y Laura Rodríguez Machado; y el ministro de Seguridad bonaerense y primer candidato a diputado nacional, Cristian Ritondo.

Vidal remarcó que “en estas elecciones no podemos perder contra el modelo que tanto daño hizo en el pasado y quiere volver”. El momento de distensión lo protagonizó Schiavoni por ser el día de su cumpleaños, con canto alusivo por parte de todos los presentes. “Nunca pensé que iba a venir tanta gente a mi cumpleaños”, refirió sonriente el agasajado.