miércoles, diciembre 8, 2021
17 C
Cipolletti

Valentina, la cipoleña que lució en Santa Fe y alcanzó la selección argentina de vóley

Valentina Paredes, tiene 17 años, es oriunda de Cipolletti, Río Negro y a temprana edad, cuando el deporte despertó en su ser, supo que jugaría al vóley a tal punto que un haragán recuerdo familiar presagia que llegaría a lugares impensados y remotos para el momento, pero con vigencia en la actualidad. En un año preparó los mecanismos necesarios para llegar al Club Atlético Trebolense de El Trébol, una pequeña localidad de Santa Fe pero con la suficiente grandeza  para que Valentina conquiste el sueño anhelado. Y  en menos de ese lapso, la opuesto rionegrina mostró su jerarquía ganando un puñado de torneos, los suficientes para ser convocada a la selección argentina sub-18 que va a disputar el Mundial de Egipto en septiembre próximo.

En sus inicios probó con la gimnasia artística pero rápidamente a los 8 años le hizo saber a sus padres su gusto y mutó a integrar el mini vóley de la Escuela Municipal de Cipolletti, institución donde construyó su incipiente carrera que le dio satisfacciones deportivas y amigas de la vida.

Integró las selecciones de Río Negro en diferentes competencias de multideportes como los Juegos Epade y los Binacionales de la Araucanía. Desde los intercolegiales formando equipo con compañeras del viejo CEM 35, establecimiento educativo de formación hasta el año pasado, fue ganando el mote de “Zurda”, emparentado con su potente remate decisivo que definía puntos para partido con la palma del brazo izquierdo. Con el “Verde” ganó cuatro de los cinco Epade que compitió y en Araucanía se consagró con podio en los dos años que jugó.

Su logro deportivo más recordado en el sur es el triunfo de la final contra Neuquén en la competencia del Ente Patagónico Deportivo 2018. “Siempre es un clásico y ellas eran locales, fue 3 a 1 con mucho público en el CEF N° 1”, evoca Valentina con una mueca de sonrisa que destila felicidad, en una tarea determinante que sumó muchos puntos para su equipo. Pero ese presente marcó para siempre la coyuntura. La camaradería que abunda en el deporte de redes sujeta al talento, esfuerzo y dedicación le hizo un guiño a favor. El papá de Candela Díaz, una jugadora neuquina de aquel clásico, la anotició de proyecciones a futuro que buscaban su servicio.

Trebolense, Olimpo de Bahía Blanca en Bell Ville, entrenamientos en River Plate  de Buenos Aires y la base siempre en Cipolletti fueron las instituciones de refugio siempre con el protagonismo que la caracteriza a la especialista rematadora mientras definía el futuro. Sus padres -separados- buscaban en común acuerdo asegurar el mejor destino para su hija en condición a sus sueños deportivos transformado ya en objetivos. “Mi sueño es jugar en la selección argentina”, anheló la joven, cuando visitó hace poco los estudios de LU19, luego de la tarea consagratoria en Neuquén.

Quería formar parte de un club que permita el “roce” necesario en pos de enfrentar su capacidad de superación y llegar al instante deseado. El club elegido como garante de sus metas, a mediados del año pasado, fue Trebolense, compuesto de un técnico, Mauro Silvestre, con pasado en Italia, acorde a sus motivaciones. Por supuesto, ella dispuesta a brindar su cuota de sacrificio.

Con la determinación tomada, eran días felices en el barrio Unter, donde decidió con su hermana Camila vivir el último año con su papá Horacio. Hasta que el infortunio golpeó su puerta. Nunca imaginó que ese año sería para siempre el último que compartiría con él. Tras el fallecimiento de Horacio, a fines del 2018, quedó “quebrada” en su integridad. “A partir ese momento no sabía qué hacer, él hizo mucho para verme donde estoy ahora”, menciona la bella Valentina que no oculta un nudo en la garganta al recordar a su hombre más importante, nada menos quien le dio su vida y “vivía para sus hijas”.

La soledad asolaba mientras se debatía en seguir o dejarlo todo. Rápidamente llegó el amparo de sus amigas  para mostrar la contracara del ocaso. Palabras de agradecimiento tiene para Solange su “hermana del corazón” que ayudó a superar la angustia.

Pero un pacto crucial con su hermana y su mamá Gladys, que quedó a cargo total de Valentina, fueron el arrojo para salir del abismo y seguir el camino. “Andate”, fue el consejo sucinto pero determinante de Camila. Su madre respetaba apoyando la decisión elegida por ella, tomando la posta para siempre como sostén de familia.

De la experiencia límite “La Zurda” sacó fortaleza y a 1200 kilómetros, los que separan El Trébol de Cipolletti  con “él presente en todo momento”, transformó su vida en una rutina llena de obligaciones que diferencian a una buena deportista de una gran de deportista.

Con 13 kilos menos, una pretemporada que jamás había hecho, el colegio por la mañana  y la tarde repartida en 5 horas diarias de ejercicio físico entre 2 de gimnasio y 3 de entrenamientos con pelota. Más el acompañamiento de su tutora Virginia y el apoyo de psicofísico de Facundo Pedraza, es el presente que tiene en Trebolense, donde parece sentirse como en su casa. “Me han tratado muy bien y ayudado en todo desde que llegué”, afirma en su esbelta figura de 1,78 metros de talla. Comparte sus días con tres chicas del interior del país, dotadas de los mismos deseos, en un departamento que aporta el Club.

Antes de llegar a El Trébol se inició  en la disciplina como tantas chicas por deporte comunitario. No olvida a los profesores Daniel Amaya, Chiara Scarpecci, Daiana Hechim que contribuyeron en su formación. Tampoco a sus infaltables amigas y compañeras que fueron las primeras enterarse de cómo recibió en soledad la convocatoria a la selección argentina por parte de Silvestre, su entrenador: la referencia incluye a Mica, Sele, Agus y Noe. La felicidad invadió nuevamente su vida y cuenta que está «re contenta, de la convocatoria que refleja lo que entrené» y rescata el auxilio «de la familia» como el refugio extradeportivo más preciado.

Con 16 años Valentina tuvo la valía de forjar su propia providencia enfrentando una enorme centinela que puso a prueba su carácter y resistencia: la pérdida que la “quebró”. Repuesta en su ser, sus ganas de crecer en el vóley acompañado de su destreza impulsan  la integración a la plantilla titular del “Celeste” para la temporada 2019  en la Liga AVOS (Asociación de Vóleibol del Oeste Santafesino). En medio año integró el sexteto ganador del Torneo Abierto Internacional Sub 17 y con las mayores logró el subcampeonato en Brasil a fines de junio. Además en la categoría superior compitió en la Copa Santa Fe clasificando a la segunda fase que arranca en agosto e integra grupo con Rosario Central y  el último campeón Villa Dora. Pero la competencia que la catapultó al combinado nacional fue el “1” obtenido con Santa Fe en el Nacional Sub 17 a principios de junio, donde se reencontró con sus pares rionegrinas que finalizaron en la décima colocación.

Descree un tanto del talento que la elevó a tales magnitudes y justifica los pergaminos en un axioma con cierto pudor que van del sacrificio a la humildad pasando por la fortaleza mental y el compañerismo. “Todo se consigue en equipo. Las jugadoras se hacen, no nacen. No me gusta agrandarme. La cabeza en todo influye y el entrenamiento es la clave”, palabras vivas que la muestran de cuerpo y alma. Aunque un grado de escepticismo marca su vida, el papel que escribió con solo 8 años anticipando su coyuntura cerrando el primer párrafo del reportaje es un indicio. Casi sin escala prácticamente llega a la cima, para ella la cima es llegar a la selección argentina y en poco tiempo afloró  el llanto y la felicidad necesarios y con nada de ventaja, para poder seguir adelante.

A propósito no hay más tiempo, Valentina acorta sus vacaciones, debe presentarse el viernes en la ciudad de Arequito junto a la punta Micaela Gallo, las únicas trebolenses llamadas a Las Panteritas que disputarán el Mundial de Egipto Sub 18 del 5 al 14 de septiembre. A la espera de la lista definitiva, quizá la espera un nuevo desafío: el de lograr vencerse a sí misma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimas Noticias

De no creer: Le robó, lo filmaron y el ladrón ahora la amenaza

Los problemas para Carina Mansilla, proteccionista cipoleña, comenzaron el fin de semana cuando estacionó la camioneta para entrar a...

Más artículos similares