A 44 años del Golpe y 42 sin Miguel

Compartir esto vía

No será un 24 de marzo más. Por primera vez desde la vuelta de la democracia, en el día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia las calles no estarán colmadas de gente dispuesta a mantener vivo el recuerdo de los 30.000 desaparecidos durante la última dictadura militar.

Esta vez, la pandemia de coronavirus y el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el gobierno nacional mantendrá a las calles desiertas. Pero el grito se oirá de una forma u otra: «Nunca Más» un gobierno dictatorial en Argentina.

En tal sentido fue suspendida hasta nuevo aviso, quizá hasta el 2021, la «Carrera de Miguel», que se iba a realizar en Buenos Aires y extendida a Tucumán y Bariloche, el domingo 22 de marzo en homenaje a Miguel Sánchez, atleta desaparecido durante la última dictadura.

La suspensión de la 20° edición de la Carrera de Miguel se enmarca en lo dispuesto por el decreto 140-2020 que suspende todo acto, reunión o acontecimiento mayor a doscientos (200) asistentes como medida de prevención tendiente a reducir el riesgo de propagación del contagio del COVID-19 en la población.

*Quién era Miguel

Desarrolló su pasión por el deporte y se acercó, en primer lugar, al fútbol. Jugó en las inferiores del Club Gimnasia y Esgrima de La Plata hasta que en 1974 debió abandonar debido a su nuevo trabajo como ordenanza en el Banco Provincia. Nació en Bella Vista, Tucumán. A los pocos años, en coincidencia con la crisis azucarera, se trasladó junto con su familia a Villa España, en el partido de Berazategui.

No pudo mantener ambas actividades. Sin embargo, logró combinar su trabajo con el atletismo, disciplina que empezó a practicar cada vez con mayor intensidad.

Fue así que se transformó en un atleta federado del Club Atlético Independiente, y participó en tres ocasiones de la tradicional maratón de San Silvestre, que recorre la ciudad brasilera de San Pablo.

Paralelamente al deporte y a su trabajo en el banco, Sánchez dedicó su tiempo a la política. Militó en la Unidad Básica de la Juventud Peronista de Villa España, Berazategui, y desde 1974 se dedicó también a realizar trabajos sociales en zonas carenciadas. El 8 de enero de 1978, en pleno desarrollo de la dictadura militar, Sánchez fue secuestrado en su casa de Berazategui.

Tenía sólo 25 años.

Tiempo después, un ex detenido del Centro Clandestino de Detención “El Vesubio” recordaría a un deportista secuestrado que había llegado desde San Silvestre de Brasil. En esa ciudad había estado Miguel días antes corriendo una maratón.

Miguel Sánchez continúa desaparecido.