Se piensan borradores para la continuidad del fútbol argentino

Compartir esto vía

La crisis del coronavirus volvió a poner en discusión los calendarios y torneos del fútbol argentino, un escenario que hace años funciona con prueba y error. Con la creación de la Superliga y la vuelta a AFA, con las disputas dirigenciales e incluso con la posibilidad de modificar la cantidad de descensos en plena competencia. Ahora, en el nuevo contexto, hay un problema pero también una posibilidad de barajar y dar de nuevo.

Ningún dirigente lo admite públicamente. De hecho, ni siquiera hablaron de eso en la reunión de la semana pasada en AFA. Pero en off confirman la circulación de borradores en distintos grupos de WhatsApp para cuando la pelota vuelva a rodar, con mayo o junio como posibles puntos de partida. De a poco, empieza la rosca.

Qué pasará con la Copa de la Superliga es una incógnita. Pero es justamente esa respuesta la que comenzará a aclarar todo el panorama. Por ahora, toma fuerza la posibilidad de que no haya descensos a mitad de año, que sí haya dos ascensos (¿uno de cada zona? ¿los dos mejores de la general?) y que en la primera edición de la Liga Profesional bajen cuatro equipos para volver a ser 24 en Primera.

La decisión que puede tensar más la cuerda es la clasificación a las copas internacionales, con mucho dinero en juego (en 2020 se repartirán 217.5 millones de dólares) y con planteles que pueden armarse o desarmarse según los compromisos que tengan que asumir. Hasta ahora, la fórmula Superliga-Copa de la Superliga era la que definía los cupos para Libertadores y Sudamericana, pero con la segunda competencia en el aire todo puede cambiar. Y más en el fútbol argentino.