7 C
Cipolletti
spot_img

Trágico alud en Bariloche: escalofriante relato de una familia que se salvó de milagro

Alfredo Blanco es uno de los sobrevivientes del alud con tres muertos en San Carlos de Bariloche. Su relato sobre lo que ocurrió es escalofriante. Ellos ocupaban una de las habitaciones afectadas por el desmoronamiento, pero salieron justo en ese momento para ir al centro de la ciudad. Su mujer fue arrastrada por el barro, pero afortunadamente no sufrió heridas graves.

En declaraciones a LU19, Blanco explicó: «Nosotros estábamos alojados en este hotel, en la habitación 109. La avalancha ingresa al hotel por el primer piso, así que estábamos en el lugar más afectado. Entró por las habitaciones 105, 107 y 109. La 109 era la nuestra. En la 105 y la 107 es en donde encontraron a las personas fallecidas. En nuestra habitación entró menos tierra. Mi señora estuvo sentada en ese lugar que quedó cubierto por lodo, tierra, piedras, y con el agravante del vidrio, de todo ese ventanal enorme que había en la habitación».

«Nosotros salimos 3 o 5 minutos antes del lugar. Hoy estamos contando esta historia por esa coincidencia. Salimos porque mi hijo quería salir a pasear, creo que tenía que ir al centro, y yo tenía que ir a devolver una ropa que habíamos alquilado para hacer una excursión en el cerro Catedral. Ya estábamos afuera de la habitación y solamente faltaba que salgan mi hija y mi sobrina que estaban en la habitación 111», detalló el turista.

«Esto fue a las 18.20 aproximadamente. Minutos antes de que esto ocurrió, entra mi señora porque se olvida el celular y lo busca en la habitación. Yo decido ir también, pero cuando estoy entrando al hotel siento un estallido enorme, fuertísimo, y empiezo a ver que cae tierra por las escaleras. En ese momento no tenía noción de lo que ocurría, pensé que se había caído una maceta gigante o algo así. Empezó a sonar la alarma del hotel con un ruido fuertísimo y alguien no quería que subiéramos», siguió Blanco.

«Yo me acordaba que mi esposa había subido, así que yo subí y era impresionante porque me enterraba las piernas en el barro, subí y en el entrepiso veo a una persona, a una mujer que estaba irreconocible, toda cubierta de barro. Me acerco para ver y era ella. Fueron momentos horribles porque vi que tenía sangre en la cabeza. Ella me habló, ya estaba siendo asistida por alguien del comedor y me dice que estaba bien. Yo me quedé tranquilo porque ella estaba consciente, no se había desvanecido y ella me insistía por nuestros hijos. Yo sabía que mi hijo estaba afuera y subí hasta el primer piso a buscar a mi hija. Viene alguien, me abre la habitación y veo que estaba intacta. Ahí pude ver cómo había quedado la parte opuesta a donde nosotros estábamos, llena de escombros y tierras, pedazos de maderas, troncos. Realmente fue horrible», detalló el hombre, visiblemente afectado por el recuerdo de la tragedia en primera persona.

«Mi esposa quedó internada y nos derivaron a otro hotel que está más arriba, el hotel Pioneros, y estamos ahí en este momento», agregó Blanco, que es oriundo de la provincia de Chaco.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Más artículos similares